Lamborghini Urus, el SUV definitivo

5 de diciembre de 2017

Lo primero, quiero dejar constancia de que los SUVs no me gustan ni lo más mínimo. Pero es que este Urus está hecho de otra pasta. Y si este vehículo ha hecho que me replantee algo como eso, creerme que es por algo.

El Urus nació como concepto en el año 2012 y fue presentado al público en el Salón del Automóvil de Pekín del mismo año. Su planta entonces era impresionante, y al igual que ahora me gustaba. Y ahora, casi 6 años más tarde aparece la versión de producción. Y aunque se ha adaptado para la calle no ha perdido ni un ápice de su imponente planta. Para poneros en perspectiva: 5.112 mm de largo, 2.016 mm de ancho, 1638 mm de alto y 3.003 mm de distancia entre ejes, la mayor batalla de entre sus rivales. Todo esto manteniendo el peso en los 2.200 kilos, más ligero que el Cayenne Turbo, con el que comparte plataforma, por ejemplificar.


Lineas anguladas y musculosas, cuartos traseros prominentes, bajo y con una altura al suelo generosa... Todos esos detalles se conservan, aunque hayan cambiado todos los paneles de la carrocería, es inconfundiblemente Lamborghini.

Y como todo buen Lamborghini las prestaciones tienen que ir de acorde. La mecánica con la que ha sido presentado es un V8 de 4 litros y doble turbo capaz de generar 650 PS de potencia y 850 Nm de par. Las prestaciones son lo mejorcito del segmento, de 0 a 100km/h en solo 3,6 segundos, 12,8 de 0 a 200 km/h y más de 300 km/h de máxima. La potencia la pone en las cuatro ruedas directrices una caja electro-hidráulica automática de 8 velocidades capaz de llevar hasta el 70% del par a las ruedas delanteras o el 87% a las traseras según sea necesario.



Claro que la gracia estará en ver su rendimiento en otros terrenos. Y es que viene con 7 modos de conducción: Strada (calle), Sport (deportivo), Corsa (circuito), Neve (nieve), Terra (tierra), Sabbia (arena) y Ego.

El interior es poro Lamborghini, lleno de detalles exagonales y acabados excepcionales, con los lujos propios de un buen vehículo de estás características: volante de tres radios con amortiguación de vibraciones, luces asistidas, pantalla TFT sensores de aparcamiento, sistema de prevención de accidentes, asientos calefactables eléctricos de 12 vías... Además carece de los problemas de espacio de un Aventador o un Huracán, el maletero tiene 616 litros de capacidad, y son extensibles a 1.596 abatiendo los asientos traseros.

El precio a pagar por este lujoso "bicharraco" es de 200.000 $ americanos, lo que vienen siendo unos 171.429 €. Las primeras entregas serán en la primavera del año que viene.

Galería:


Lamborghini Urus