Lamborghini QVX, lo que pudo haber sido, pero no fue (Actualizada)

20 de julio de 2013

Actualización: Mejores fotos

Lo aquí veis el Lamborghini QVX, un prototipo de competición que nunca llego a lo que se esperaba, permitirme que os lo detalle.

A Ferruccio Lamborghini nunca le gusto la idea de crear un programa deportivo para su marca, pero a principios de los 80, la marca cambió de dueño y de filosofía. Inicialmente el proyecto de Lamborghini era crear un grupo B, pero para homologarlo tenían que producir 200 unidades y no convenció demasiado, así que el equipo dirigido por David Joliffe se decidió por dar sus pasos hacia el campeonato del mundo de resistencia en la categoría C1. Un proyecto difícil, ya que por aquel entonces los Porsche 962 y 956 tenían el control de la categoría.


Encargaron a Spice la construcción de un chasis, que estaba basado en el Tiga que dominaría la categoría pequeña ese mismo año 85, la C2. Se rediseñó toda la parte trasera para dar cabida a un V12 derivado directamente del Lamborghini Countach, mucho más grande que los motores Mazda y Ford, pero más pequeño y ligero que otros motores de C1. El motor había sido redimensionado para llegar a los 5,7 litros de cilindrada, así generaba la friolera de entre 650 y 700 caballos, una autentica pasada por aquel entonces.

En septiembre del año 1985 el coche estaba terminado. Los pilotos elegidos eran el inglés Tiff Needell y el italiano Mauro Baldi. El coche había hecho unos test muy buenos, siendo una autentica promesa, pero algo tuvo que salir mal. Tenían pensado correr 6 carreras en el año 86, Le Mans incluido, pero fallaron los patrocinadores. El patrocinador principal a última hora se echó para atrás y el segundo patrocinador no estaba dispuesto a hacerse cargo del millón de libras que era necesario para hacer la campaña completa, así que dado que las cuentas de Lamborghini no eran precisamente como para tirar cohetes en aquella época, el proyecto finalmente se abandonó. El coche solo pudo participar en los 500Km de Kyalami, carrera no puntuable para el muncial de ese año. El Lamborghini acabó en una meritoria 7ª plaza en la primera manga y 5º en la segunda, siendo el cómputo global una 5ª plaza. Fijaros si era prometedor, Lamborghini podía haber tenido su propia leyenda de las carreras de resistencia, pero eso tendría que quedarse en el olvido.

Gracias a Lambocars.com por la imagen del motor.