Modelos relacionados: Italdesign Parcour, corazón Lamborghini, diseño Giugiaro

17 de abril de 2013

Para que yo hable aquí de un modelo que no lleva el nombre de Lamborghini este tiene que ver mucho con la casa del toro. El Italdesign Parcour es uno de esos coches que merecen ser contados aquí. Tanto es así que me pregunto por qué demonios no es un Lambo. Este monstruo anguloso lleva el motor de un Gallardo y un diseño que me recuerda mucho a los trabajos de Bertone de los años 70 y por eso merece ser contado.

Si prestasteis atención en Ginebra veríais que el Parcour, presentado en dos formatos, coupe y Roadster, fue galardonado como el mejor concept car de la cita suiza. Y no es para menos, su diseño es de los más trabajados que he visto y no dista mucho de un modelo de producción actual.

Para empezar representa la vuelta de un concepto de coche poco visto. El "crossover superdeportivo", cuyo antecedente más reciente se encuentra en el Mega Track, que no era otra cosa que un Venturi 400 GT modificado para hacer off-road.

Sus lineas angulosas y afiladas así como sus proporciones recuerdan mucho a modelos como el Lamborghini Espada, el Urraco o el Lancia Stratos. Lo cual resulta interesante combinado con este concepto de coche y sorprende lo bien que encaja en la ecuación.

Los detalles en el están a la orden del día, como los focos con tecnología LED "ocultos" bajo el capó y sobre las parrillas delanteras  todo un guiño a los modelos clásicos. Otro buen ejemplo son las "separaciones intencionadas" de las aletas con el capó y la pieza trasera de carrocería.

En el coupe el motor está cubierto por un cristal, pero en el Roadster se encuentra descubierto, dejando ver el colector de admisión donde se puede leer "powered by Lamborghini". Los escapes salen tras este por encima de la cubierta y a ambos lados de unas branquias que permiten evacuar aire caliente del vano motor. Una de estas bánquias tiene la capacidad de moverse actuando como un alerón móvil.

En cuanto a sus interiores decir que son propios de Giugiaro. Muy minimalistas, con mucho carbono visto y limitado en tapizada. Además está presente una idea que cada vez se ve más en coches de esta gama, los asientos fijos. Basta con ajustar electronicamente los pedales y la columna de la dirección para ajustarlas al conductor. Esto mejora las cualidades dinámicas del coche al permitir localizar el punto de gravedad en un lugar exacto del habitáculo.

Pero lo que más relaciona al Parcour con Lamborghini es el motor. Un viejo conocido nuestro, el V10 de 5,2 litros. En el Parcour desarrolla 550 caballos (560 PS), lo mismo que en un Gallardo convencional. Con el acelera de 0 a 100 km/h en solo 3,6 segundos, lo cual no está nada mal para este tipo de coche.

Podría haber sido todo un homenaje a Lamborghini por su 50º cumpleaños, pero como ya sabéis los de Sant'Agata ya tenían planes propios con el Veneno. No obstante como concepto Lamborghini habría sido magnífico.