Lamborghini fabrica 12.000 unidades del Gallardo y se reafirma como el Lamborghini más exitoso

16 de febrero de 2012
Este no es el Gallardo nº 12.000, es la foto que Lamborghini ha subido en su post de Google+

Y ya van 12.000 unidades. Se confirma que el Lamborghini Gallardo ha sido un éxito rotundo en sus ya nueve años de vida. Francamente, con lo bien que le está yendo a Lamborghini con el no me extraña que lo quieran seguir comercializando hasta entrado 2013. Para entender este éxito es necesario repasar su historia.


El Gallardo inició su comercialización allá por 2003, presentando Lamborghini un rival nada despreciable para el 360 Modena de Ferrari. El sucesor espiritual del Jalpa se imponía claramente sobre el Ferrari con su poderoso V10 de 5 litros y 500 caballos que entregaba la potencia a las cuatro ruedas, mientras que el Ferrari  utilizaba un "pobre" V8 de 3,6 litros y 400 caballos. Además de ser un coche "usable" en el día a día, mucho más cómodo y "práctico" que el Ferrari. Se trataba de un vehículo superdeportivo de dimensiones contenidas (un Citröen C4 es mas largo) con el que Lamborghini daba por aquel entonces un buen puñetazo sobre la mesa. En Ferrari sin embargo reaccionaron rápido presentando el F430 en 2005, coche que era en realidad un 360 Modena extensivamente modificado. El v8 se cambio por uno de 4,3 litros que generaba 490 caballos. 


Lamborghini tardó en reaccionar, pero lo hizo. Con la competencia ahora más directa, hasta el punto de presentar ambos en una versión potenciada y aligerada de sus modelos (Gallardo Superleggera y 430 Scuderia), Lamborghini lavó la cara al Gallardo de forma espectacular. El nuevo Gallardo recibió el apellido de LP560-4, haciendo referencia a que su motor longitudinal posterior generaba 560 PS que los enviaba a las cuatro ruedas,. Con 60 caballos más que el Ferrari Lamborghini dejaba muy claro quien manda otra vez. Lamborghini campó a sus anchas a base de ediciones especiales hasta que llegó el Ferrari 458 Italia, coche que se merienda al Gallardo sin contemplaciones, aunque nunca tendrá el carácter del Lamborghini, pus contradice a la filosofía de Ferrari, filosofía que ha de mantener cada uno para que esta eterna batalla nos brinde modelos espectaculares. Recientemente al Lamborghini Gallardo le ha salido otro "amigo", el McLaren MP4-12C. Hay quien dice que es de diseño pobre y falto de alma (yo de hecho), pero una cosa está clara, sus 600 caballos se "meriendan" al Gallardo o al Ferrari sin problema alguno, es muy rápido, incluso en relación a su potencia hasta el punto de que convierte al Ferrari en un mal menor. Se Lamborghini quiere seguir con el Gallardo un par de años más, en mi opinión tendría que lavarle la cara una vez más aumentándolo de potencia y comercializarlo en forma de una larga edición especial, algo así como un LP600-4 o algo por el estilo. Eso hasta que podamos ver el sucesor, que será probablemente el que vaya a plantar cara a estos.