Lamborghini Miura, el superdeportivo. Capítulo 6º: SVJ Spider, una reliquia única

30 de enero de 2012

Cuando ponía entre comillas que el Miura Roadster era el único no solo lo hacía por la existencia de réplicas, sino tambien por este Miura tan especial que tenéis en la imágen superior. Ese fotografía pertenece al Salón de Ginebra de 1981, donde se presentó este "último" Miura SVJ Spider. El estado en que le véis arriva es el original y, a mi juicio, el más espectacular. Tenía detalles de los Miura SVJ, como las aperturas de ventilación desde los pasos de rueda ubicadas en las aletas delanteras y defensa trasera, la tapa del deposito en el capó o los focos fijos, pero mayoritariamente la carrocería es nueva. Presenta una defensa delantera nueva que bien recuerda al estilo del Jalpa o el Silhoutte, mucho más baja que el original y más marcada. Aprovechando el ensanche de aletas trasero del SVJ se colocaron unas nuevas tomas de aire y se añadió un alerón que nacía desde las aletas. Y como detalle característico se añadió un verdadero techo targa desmontable.

Sin embargo la historia de este coche comienza mucho antes de 1981 antes. El número de chasis de este peculiar prototipo es el #4808, y su motor es el número #30583, lo que significa que es el mismo coche que se exhibió en el mismo Salón de Ginebra 10 años atrás en 1971. Aquel era el Miura S de exhibición que Lamborghini se había llevado a la cita más importante del año del mundo del motor.  Se había reconstruido como el SVJ Spider y convertido en algo mucho mejor por tanto. Bertone lo estuvo transformando desde 1979 hasta 1981.


En 1990 el Miura SVJ Spider fue comprado por Jean Wicki,  medalla de oro en bobsleigh en los Juegos Olímpicos de Invierno (1972) y famoso entusiasta de Lamborghini. Él comparte su pasión por Lamborghini con su hijo Alain, quien se asoció con Zagato en el proyecto Raptor, coche basado en el Lamborghini Diablo. Jean Wicki lo restauró completamente, pero lo cambió, eliminó todos los rasgos que lo definían como el SVJ Spider menos las tomas de aire en las aletas traseras y el techo targa. Hizo desaparecer el alerón que nacía en las aletas y removió la defensa frontal para colocar una procedente del SV. Otro detalle es que le eliminó la pintura blanca y la sustituyó por una gris. Aun así fue cuidadoso con esta restauración, ya que la llevó a cabo en colaboración con RUF AG.

El coche fue vendido en el año 2000 por un precio de unos 150.000 €, en 2002 volvió a ser vendido en subasta por un precio que se estima entre 120.000 y 150.000 €, una vez más fue vendido en 2003 en subasta por unos 225.000 €. El coche fue exhibido junto con el Miura Concept de 2006 en el Goodwood Festival of Speed en e 2006. En 2007 volvió a ponerse en venta y esta vez alcanzó un precio de 1.050.000 $.


El coche es propiedad ahora de un coleccionista francés que lo restauró en colaboración con Carrocería Lecoq. Lo retapizó por dentro y por fuera lo repintó con un color verde lima, que por cierto le sienta fenomenal.

Con respecto al Lamborghini Miura hubo una frase de Ferruccio Lamborghini que lo dice todo:

"Durante el resto de mi vida me sentiré feliz cada vez que mire a mi Miura. Este coche ha dejado su huella en su época, y yo digo que nadie ha construido nada mejor desde entonces. Fue el primer coche de nuestros sueños más salvajes, un vehículo para los fanáticos absolutos."

1º- Lamborghini Miura, el superdeportivo. Capítulo 1º: P400