Demostración de que Jon Olsson está loco

2 de enero de 2012

La foto de arriba combina muchas cosas: un cochazo como el Lamborghini Murcielago LP670-4 SV, un paisaje imponente gracias al viento y las nubes, una buena llamarada saliendo del tubo de escape, y sobretodo una maniobra cuanto menos temeraria. En su intento de adelantar a un Mercedes-Benz Jon Olsson se acerca tanto al guardarail que podría tocarlo con la mano si bajase la ventanilla de su altamente decorado Superveloce. Una demostración de la locura que hay en la cabeza del esquiador sueco, aunque siendo sincero diré que para ser "freeskier" hay que estar (como una puta cabra) muy loco. Darle las gracias Oscar Bakke por la fotaza.