Una de frases celebres

14 de diciembre de 2011
Quisiera mostraros algunas de las "perlas cultivadas" más significativas en la historia de Lamborghini. Frases que han tenido consecuencias o simplemente buenas frases.

La primera es de Enzo Ferrari: "Sabrás conducir tractores, pero nunca sabrás conducir un Ferrari".

Calculo que Enzo no supo prever las consecuencias de esta frase. Ferruccio era propietario de un Ferrari 250 GT. Dicho coche seguía teniendo fallos en el embrague tras sucesivas revisiones en el taller. Ferruccio decidió comunicarlo a uno de sus mecánicos que tras desarmarlo y verificar el mismo, descubrió que era el mismo que utilizaba en sus tractores, pero bastante más caro por formar parte de un superdeportivo.  Cuando Ferruccio acudió enojado a la fábrica  de Maranello en busca del mismísimo Enzo ocurrió algo que, en palabras de Ferruccio: "Los Ferraris sólo me creaban problemas". "Un día, ya harto de mandarlos al taller, llamé a Enzo para decirle que sus coches eran pura basura". "Y me contestó que un fabricante de tractores no podía entender sus coches". Esa noche Ferruccio consultó mucho con la almohada y la decisión que tomó dio un giro total a su vida. Se convirtió en el mayor "grano en el culo" de Enzo y hoy en día lo sigue siendo.


"Los caballos deben tirar del coche, no empujarle"

Esta perla tambien es de la colección personal de Enzo Ferrari. Esta frase se la tendría que tragar el propio Enzo al ver el Lamborghini Miura. Enzo pensaba que los motores centrales habían de ser para coches de competición y se usarían en coches de calle únicamente para homologar los de competición. Ferruccio le demostró que era perfectamente compatible con un automóvil de lujo extremo y tan funcional y cómodo como un gran turismo. No había de ser una versión de calle de un coche solo apto para circuitos exclusivamente. El gran éxito del Miura y su tremenda facilidad de manejo obligó a Ferrari a esforzarse en el motor central.


"Usted conduce un Ferrari cuando quiere ser alguien. Usted conduce un Lamborghini cuando ya es alguien".

El gran Fran Sinatra pronunció estas palabras que se popularizaron entre los entusiastas. Eran los tiempos del Miura en Lamborghini y del 365 GTB/4 Daytona en Ferrari. El Ferrari es mítico, pero el Miura demostró ser tan manejable y bueno como el Ferrari llevando el motor al centro.


"Las carreras son el modo más rápido de arruinarse, yo compito en la calle".

Esta es del propio Ferruccio Lamborghini. Puede que se pudiera tomar como una filosofía de marca o puede que fuese solo un consecuencia lógica de estar cerca de la quiebra durante la fabricación de los V8. En cualquier caso la competición por parte de la propia marca no vendría hasta más allá de la muerte de Ferruccio en 1993. Vendría de a mano de Reiter Engineering en 2003, una década después de la muerte de Ferruccio con Lamborghini ya consolidada dentro del grupo VAG.


"Un Lamborghini siempre debe combinar la precisión de un vehículo de carrera con la fiabilidad de un buen amigo".

Esta es del gran Valentino Balboni, dándonos ha entender como quiere que sea un Lamborghini. Gracias a el se ha forjado el carácter de los coches de la casa del toro bravo desde el Miura hasta el Gallardo o el Murcielago.