Los maltrechos intentos de Lamborghini de triunfar en la competición: Lamborghini Nomad Diablo GT1

23 de noviembre de 2011

El Diablo que se ve en imagen se utilizó en el campeonato de Japoneses de GT en la categoría GT500, su nombre es Nomad Diablo GT-1. Se trataba de una versión altamente modificada por el equipo JLOC de Lamborghini Diablo para competir en el campeonato japonés de superturismos, JGTC en aquella época, ahora SuperGT. El coche debutó en 2001 dejando unos resultados muy pobres. Pilotado por el italiano Marco Apicella y el japonés Naohiro Furuya su mejor resultado fue un decimoquinto puesto en la carrera "CP Mine GT Race".


La primera decepción vino en la primera carrera. Para decepción de los pilotos y de muchos fans, el equipo JLOC se retiró tras la sesión de calentamiento debido a la falta de preparación. En la segunda ronda en el circuito de Fuji abandonó en la vuelta 34 de 114. En la tercera ronda en el Sportsland Sugo fue descalificado. En la especial de Sepang abandonó en la primera vuelta. En la cuarta ronda otra vez en Fuji abandonó en la novena vuelta. En la quinta ronda Motegi acabó 17º (15º de la GT500). En la sexta ronda, los 300 km de Suzuka acabó en 29ª posición (14ª de la clase GT500), recorriendo un total de 38 vueltas, 11 menos que el ganador. En la séptima y última ronda en la "CP Mine GT Race" acabó 15º de la categoría GT500 y 15º en la general. Todos estos resultado hicieron que no sumase ningún punto.



En los años siguientes no les fue mucho mejor, ya que jamás logró puntuar en la categoría GT500, a pesar de que en 2004 cambiaron el Diablo GT por un Murciélago R-GT. No empezaron a puntuar hasta que en 2006 decidieron bajar de categoría a la GT300, tanto con el Murciélago como con el Gallardo introducido en 2007.