La saga V8. Capítulo 2º: El prototipo Bravo

27 de noviembre de 2011


Empezamos con la segunda parte de la historia de los V8 de Lamborghini que quería compartir con vosotros. Este es el segundo capítulo, en el primero os conté la historia del Lamborghini Urraco. En este episodio os comentaré acerca de un prototipo curioso que surgió allá por el año 1974.

Corría el año 1974, en Noviembre iba a tener lugar el Salon de Turín y Lamborghini tenía que llevar algo a tan señalada cita. Así que Marcello Gandini se puso a trabajar y creó el Bravo. Una idea de como debía de ser el reemplazo del Urraco.

El nombre Bravo hace referencia al toro embravecido. Este nombre supuso una vuelta a los nombres relacionados con la tauromaquia perdidos con el Countach, coche que tomo bastantes de sus lineas de este peculiar concept.

El Bravo era un auténtico biplaza de motor central, con un V8 de 3 litros ya visto en el Urraco, pero que en el caso del Bravo generaba ya 300 caballos. Esos 300 equinos movían las ruedas traseras provocando una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos y una velocidad máxima de 275 km/h. Todo un logro en el 74.

Sin embargo el reemplazo del Urraco sería el Silhouette, algo muy diferente a esto que os relataré en el próximo capítulo.

La saga V8: Capítulo 1º: Urraco