Destrucción de un Lamborghini Gallardo a martillazos.

17 de marzo de 2011

Adevertencia, lo que vais a ver puede heriros sensiblemente. Según parece, un consumidor chino había comprado hace unos meses un Lamborghini Gallardo, modelo anterior a 2008, cuando se lanzó su lavado de cara. Sea como fuere, los gigantescos gravámenes a la importación de bienes de lujo suponen que nuevo entrase en China por un valor cercano a los 600.000€, mucho menos que su precio europeo.

Un buen día, el coche decidió no arrancar y el millonario propietario llamó al concesionario local para que lo arreglasen. La grúa dañó la pintura y carrocería del coche y para cagarla más, el problema de arranque no se había solucionado cuando se le devolvió.


Así que como era el día de los derechos del consumidor, el dueño dio un gran martillo a unas personas contratadas por él, que acto seguido comenzaron a destrozar el coche a martillazos.

Aunque duele verlo, la verdad es que este acto ha dañado la imagen de Lamborghini en el mercado chino, prioritario para la marca. Lamborghini ha de revisar sus distribuidores en el lejano oriente mejor si no quiere que estas cosas pasen.