IMSA Lamborghini Gallardo ZR-Auto

24 de octubre de 2010


Aunque esta basado en el Gallardo de 2004 no le tiene nada que envidiar al LP560-4, prácticamente lo dobla en potencia, su potencia comenzó en unos 1.000 CV, pero tras los últimos ajustes, esta bestia de tracción total entrega 1.176 CV a las ruedas. Contando la pérdida en fricción (aprox. un 15%), la potencia en el volante de inercia – la forma habitual de medirla – rondaría los 1.400 CV. No sabemos sus prestaciones, pero por lo menos excesivas sería un buen adjetivo.




El color en el que está pintado el coche llama la atención. Es agresivo, con los paragolpes muy marcados, grandes entradas de aire, pasos de rueda ensanchados, un enorme spoiler en la zaga. Las llantas son de 20 pulgadas y en la parte trasera albergan neumáticos de medidas 325/20 R20 (atentos al perfil). En el techo hay una toma de aire decorativa y la zaga estrena un difusor funcional.




La coloración verde-negro también se extiende al habitáculo, con cuero verde en asientos, puertas y partes de la consola central, y cuero negro en el resto, con toques de fibra de carbono en el volante.