El Lamborghini Islero GTS de “James Bond” se subasta

24 de octubre de 2010

En 1970, Roger Moore aparece al volante de un automóvil italiano con mucho carácter y muy raro de ver: El Lamborghini Islero GTS. La película no es más que una de las tantísimas de Roger Moore, en este caso ‘The man who haunted himself‘. Así de raro es, que sólo se fabricaron 226 unidades, de las cuales 100 son en la versión ‘S’. Pero a todo ello hay que sumar que sólo se fabricaron 5 con el volante a la derecha y esta es una de ellas.


Este precioso coupé, que lleva el nombre del toro que mató a Manolete y del que Ferruccio Lamborghini se quedó con una unidad, llevaba un motor V12 de 4 litros con nada menos que seis carburadores Weber, unido a una caja de cambios de 5 marchas y que generaba nada menos que 350 caballos. Esta unidad está restaurada a un nivel sumamente alto y se certifica su kilometraje actual: 38.000 millas (poco más de 61.000 kilómetros).

El proceso de restauración además de excelente, fue arduo y llevó a gastarse al propietario actual más de 100.000 libras para ponerlo a punto de nuevo. El coche está pintado en plata todo muy detallado en cuanto a las piezas del motor. El interior está prácticamente todo revestido de cuero granate, volante e inserciones de madera en el salpicadero. Incluso la radio es original y funciona correctamente.


Se estima que su precio rondará entre las 95.000 y 135.000 libras esterlinas (más o menos entre los 110.000 y 160.000 euros al cambio actual) y saldrá a subasta en la casa de subastas inglesa ‘Central London Sales’ el 27 de octubre de este año. La verdad es que no me parece un precio tan descabellado por un clásico de este calibre, aunque habría que ver cual será su cotización final por la conexión cinematográfica de esta unidad.


Este Islero, se vende además con su matrícula original. Hace poco tiempo, en una reunión en Knightsbridge, Roger Moore ha estampado su firma en el parasol del coche, en los papeles del coche y se ha fotografiado con él. Además de esto, el ‘Lambo’ clásico viene con la factura original de fábrica, un registro fotográfico de la restauración y una carta de Valentino Balboni certificando que efectivamente, es el coche original de la película.